top of page

Riesgos de no atender el estreñimiento

Muchas personas se acostumbran a vivir con problemas para la evacuación, incluso lo ven como algo normal y lo dejan pasar por años… hasta que presentan otros padecimientos más molestos y dolorosos que pudieron evitarse desde el principio.

¿Tengo estreñimiento?

La mayoría de las personas tienden a confundir el Estreñimiento con la Constipación, siguiendo creencias populares, como por ejemplo, que si no se evacúa a diario entonces existe una complicación de salud, sin embargo, son muy diferentes:

La Constipación ocurre cuando una persona tiene menos de tres evacuaciones por semana, sin embargo, un hábito intestinal normal tiene un rango que puede ir entre tres evacuaciones por día a tres evacuaciones por semana.

El Estreñimiento, en cambio, es la dificultad para expulsar. Una persona estreñida debe pujar en demasía para lograr evacuar, lo que puede desembocar en hemorroides, fisuras y producir sangrado. El excremento voluminoso y/o muy duro es muy frecuente en estos casos.

Evite el uso de laxantes, pues podrían producir daños irreversibles en el colon.

Padecimientos causados o agravados por estreñimiento crónico

Fisura anal

Una evacuación con esfuerzo, con excremento duro y voluminoso puede provocar una cortada en el margen del ano, mejor conocida como Fisura Anal. Si las evacuaciones con esfuerzo continúan y no permiten que la fisura cure, entonces hablamos de fisura anal crónica. Para más información, puede leer "Tratamiento para la fisura anal, de rápida mejoría".

Hemorroides

El esfuerzo para evacuar crea mucha presión en las venas hemorroidales que se encuentran en el ano, por lo que estas enferman al perder su capacidad de hacer un retorno efectivo de la sangre hacia venas mayores y dan paso a las hemorroides. Para conocer sus síntomas y tratamientos, vea "Métodos para tratar las hemorroides según su grado".

Tratamiento del estreñimiento crónico

El manejo de este padecimiento es sencillo. Se basa en una dieta adecuada, ingesta abundante de agua, comer regularmente y hacer ejercicio (que no aumente la presión intrabdominal). También es muy importante hacer caso al deseo de evacuar y no posponerlo; una vez más, no automedicarse con laxantes, pues estos podrían producir daños irreversibles en el colon.

Si ninguna de estas medidas funciona o se presentan cambios súbitos o graduales en la evacuación, se agrega sangrado rectal, dolor o distensión abdominal, acuda inmediatamente con un experto en Coloproctología.

Dependiendo de lo que determine el médico, podrían realizarse estudios especiales como:

  • Colon por Enema

  • Rectosigmoidoscopía flexible o colonoscopía

  • Tiempo de tránsito colónico

  • Manometría anorrectal

  • Defecografía

  • Ultrasonido endoanal

No esperes a que el dolor sea insoportable. ¡Atiéndete!

Llama a los teléfonos a pie de página para agendar tu consulta.


Comentários


Entradas recientes
bottom of page